Luis Suárez llegó y goleó

2377802_big-lnd

Lo de Luis Suárez con su operación de menisco, su recuperación milagrosa y sus dos goles contra Inglaterra, el primero de cabeza y el segundo con un derechazo terrible, son de esas historias que encumbran los mundiales. Semejante regreso del futbolista uruguayo parecía un sueño prácticamente irrealizable para muchos en su país, donde la noticia de la lesión en la rodilla izquierda cayó como un jarro de agua fría. Pero 28 días después de pasar por el quirófano se convirtió en el héroe de la celeste. A pura garra, con sus tantos, mantenía viva la esperanza de pasar a los octavos de final.

“Si esto fuera una película y alguien hubiera escrito el guión, sobre todo para el público uruguayo, no habría sido mejor”, comentó después del encuentro Oscar Tabárez, seleccionador de la charrúa. Pocos creían que Luis Suárez pudiera llegar a la cita mundialista cuando el 22 de mayo le vieron salir de la clínica en silla de ruedas tras la intervanción. Sólo él creía, o al menos eso intentó transmitir: “Voy a llegar bien”. Así de escueto y optimista. No se sabe si realmente lo pensaba, pero ha llegado. No pudo estar en la primera jornada ante Costa Rica, pero contra Inglaterra fue sublime.

Parece un destino heroico el de Uruguay. En cada Mundial un ejemplo. En el de 1950, Obdulio Varela. En esta edición, Luis Suárez. Y siempre, la garra. Fue el ‘Negro Jefe’ el que se echó a la selección en el siempre recordado ‘Maracanazo’. A puro coraje. Él era así. Como cuando cuatro años después en el Mundial de Suiza, ya con 38 años, decidió jugar lesionado contra Inglaterra en los cuartos de final y aportar con un gol con un trallazo tras el que se hicieron evidentes sus problemas físicos. Aún y todo terminó jugando los noventa minutos. Ese fue su último partido, pero había metido a su selección en semifinales. Por encima de todo, siempre, la celeste. Por suerte, lo de Luis Suárez es menos dramático aunque confesó que cuando anotó el segundo gol estaba con calambres en las piernas.

Cada vez que Luis Suárez se viste de corto se transforma y genera todo tipo de sentimientos. Quizá no es técnicamente el mejor dotado, pero es rápido y jamás da un balón por perdido. Es desequilibrante y mortífero dentro del área. Contra Inglaterra el ‘9’ demostró una vez más todas sus cualidades de goleador: un cabezazo bien dirigido y un trallazo imparable. Después de cada gol, el caníbal, como le llaman los diarios británicos, no pudo evitar las lágrimas. Realmente fue emocionante su partido.

El artillero fue sustituido a los 88 minutos, después de quedar tendido en el césped por los calambres. Los últimos minutos en el banquillo abrazado a un compañero con los ojos llorosos y Diego Lugano levantando al héroe emocionado cuando el árbitro señaló el final del partido pasarán a la historia de las imágenes de los mundiales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s