Héroes y villanos en las porterías

Guillemo_Ochoa_05

Al portero se le mira con lupa. La crueldad le persigue. El arquero siempre tiene la culpa. Ya puede haber atajado cinco disparos peligrosos, pero si comete un error y acaba en gol se le va a señalar al final del partido. Más aún si el fallo es determinante en el resultado final. En la jornada de ayer, en el Mundial de Brasil, dos porteros fueron protagonistas. Por un lado, Guillermo Ochoa y su recital de paradas a Brasil. En el otro extremo, Igor Akinfeev y sus manos flojas en el gol de Corea del Sur. Héroe y villano.

Un descuido grosero del guardameta ruso en el minuto 68 de partido a disparo de Lee Keun-Ho provocó el tanto de los coreanos. Tierra trágame, debió pensar cuando cayó derrotado tras intentar en vano que el esférico no entrara en la portería. Akinfeev estaba bien colocado para blocar la pelota sin apuros, pero el balón se le resbaló de las yemas de los dedos y terminó en el fondo de las redes. Ninguno de los 37.603 espectadores que acudieron al Arena Pantanal podía creer el error del portero, cuyo rostro reflejaba impotencia y rabia tras su intento frustrado de evitar el gol. Cinco minutos después Alexander Kerzhakov igualó el encuentro y alivió un poco al portero. Desde que debutó, con 17 años, ha sido indiscutible tanto en el CSK Moscú como en la selección y considerado el digno heredero de Lev Yashin. Aunque nunca ha llegado a ese nivel. Su fallo quedará grabado en la historia de los Mundiales.

Como la actuación de Guillermo Ochoa, pero por todo lo contrario. El portero mexicano acaparó todas las portadas de los diarios deportivos mundiales tras su soberbio partido ante Brasil. El recital comenzó a los 25 minutos cuando el ‘Memo’, que así es como se le conoce en esto del fútbol, obró su primer milagro al despejar un balón pegado al poste derecho tras un preciso cabezazo de Neymar. La acción recordó la histórica parada de Gordon Banks a Pelé. Después llegaron otras intervenciones salvadoras a remates de Luiz Gustavo y Thiago Silva para convertirse en el héroe de la Tri en Fortaleza. Pero pese al gran partido cuajado, lo cierto es que Ochoa no es, ni mucho menos, titular indiscutible en México. Al contrario, durante las eliminatorias la meta azteca la defendía Jesús Corona. Y está sin equipo.

Cosas del fútbol y las porterías, un puesto cruel que lo mismo te eleva a los altares como te hunde en los infiernos. Todo puede cambiar en el siguiente remate. Si lo atajas, héroe. Si no, villano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s