100 años de Atotxa

Atochaspirit

Atotxa es uno de los campos más recordados y queridos. Aunque hace algo más de 20 años que dejó de rodar el balón sobre su césped y gritarse los goles, en el desaparecido estadio donostiarra se creaba uno de los ambientes más especiales del fútbol español. Sacar de banda o un corner era un suplicio para los jugadores rivales. Porque había aficionados que sacaban el paraguas por la valla para incordiar al contrario cuando se acercaba. Algunos, incluso, escupían. Y no era difícil acertar porque la distancia entre las primeras filas del público y la línea de banda apenas dejaba espacio para que los asistentes llevasen a cabo su cometido. Eso era lo primero que llamaba la atención, sobre todo si lo veías en los resúmenes de la tele. Los aficionados que poblaron alguna vez aquellas gradas destacan, además, el aroma que desprendía. Ángel Gabilondo (ex ministro, hermano del periodista Iñaki y, sobre todo, realista) dijo en la revista Líbero que paseando por La Habana vieja, “con ese olor a verdura y fruta podrida, pensaba que iba a jugar la Real”.

Porque además de oler a hierba, Atotxa olía a frutas. La razón, que una de las porterías daba al mercado de frutas de la ciudad y se concentraba todo el tufo fermentado que desprendían las frutas y verduras que durante la semana habían estado almacenadas bajo esa grada. Enfrente estaba Múgica, que era una fábrica de muebles que tenía un cartel en ese fondo. Ahí se concentraban los seguidores más bulliciosos y que en septiembre de 1981 crearon la peña más representativa de la Real Sociedad, la Mujika. El viejo campo era una olla a presión. Tenía esa típica imagen de estadio británico, con el público agolpado en pie en los fondos, muy encima de los jugadores, y los techos que cubrían el graderío sujetos por columnas, dificultando a los espectadores la visión ideal de lo que ocurría en el terreno de juego. Y siempre embarrado. Lloviera o no. Elías Querejeta, el cineasta recientemente fallecido, alguna vez comentó que cuando jugaba él y llegaba el Real Madrid de Gento se pisoteaba la zona del extremo izquierdo para que el hábil jugador cántabro no tuviera las mejores condiciones en esa parcela para desplegar su velocidad y juego. Atotxa era una fortaleza para el conjunto txuriurdin. Los equipos llegaban a San Sebastián pensando: “Lo que vamos a sufrir”.

“Cuando Pérez Sánchez pitó el final del partido, recuerdas todo lo que pasó por allí, todas las cosas buenas, las Ligas, las semifinales de Copa, los partidos de Copa de Europa… En pocos minutos te vienen todos los partidos que has jugado en Atotxa y bueno, yo tengo un gran recuerdo de ese campo”. Así rememoraba Juanan Larrañaga el último partido oficial en el viejo campo el 13 de junio de 1993. El resultado 3-1. El rival el Tenerife de Jorge Valdano. Los goleadores por parte local dos extranjeros que marcaron una época: Meho Kodro y dos Océano Andrade, el último goleador del viejo campo de Duque de Mandas. Luego llegaría el acto final de despedida, el ‘Agur, Atotxa’ con aquel emotivo y simbólico gol del hijo de Javier Sagarzazu, uno de los campeones de Copa de Zaragoza, que falleció repentinamente poco después de aquel logro. Así se cerraban 80 años de historia.

Es inevitable asociar Atotxa a las dos ligas ganadas por la Real Sociedad. Pero también fue uno de los campos que vieron dar los primeros pasos de la Liga española en 1929. En esas porterías goleó Paco Bienzobas, delantero txuriurdin y primer máximo anotador en aquella primera temporada. Vivió una guerra y la postguerra, años de penurias en Segunda División, ascensos y descensos (esa época en la que el equipo donostiarra era conocido como el equipo ascensor), y el ascenso definitivo (el de Puertollano). Los primeros partidos europeos en la década de los setenta. Aquel día en el 76 en el que Kortabarria e Iribar salieron por la bocana de vestuarios portando la Ikurriña, aún ilegalizada. La gloria de las ligas conquistadas, con especial recuerdo de la segunda lograda en la última jornada, precisamente en Atotxa y contra el máximo rival, con Arkonada, Górriz, Jesús Mari Zamora… y los aficionados que saltaron al campo celebrando la hazaña. La semifinal de la Copa de Europa ante el Hamburgo que finalmente se proclamaría vencedor del torneo. La Copa del 87, aunque la ganaron en La Romareda (Zaragoza).

En eso últimos años de los 80, principios de los 90, Atotxa, ya denotaba signos evidentes de envejecimiento. No era cómodo para los aficionado, y tampoco seguro. La normativa de seguridad de la UEFA se habían endurecido después de las tragedias que ocurrieron en varios estadios europeos y la Real y los aficionados se vieron obligados a abandonar su querido campo. El nuevo destino, Anoeta. Más moderno. Más cómodo. Más frío. Sin el olor a frutas.

Tal día como hoy, hace 100 años (5 de octubre de 1913), tuvo lugar el partido inaugural de Atotxa. El primer rival fue el Athletic. El resultado, 3-3. Curiosamente, el autor del primer gol en estadio donostiarra fue el mismo que el del primer partido en el viejo San Mamés (unos meses antes): el mítico Pichichi. Los dos han desaparecido. Y una parte de la historia del fútbol de Euskadi se ha ido con ellos. Donde estaba Atotxa, ahora hay casas. La grada de Duque de Mandas, la última que derribaron las grúas, desapareció por completo en los últimos días de octubre de 1999. En esos seis años que estuvo presente pero cerrado no era extraño ver muchas tardes a nostálgicos asomarse a lo que había sido el campo en el que sus ídolos habían logrado tantas gestas. Algunos niños, de los colegios de alrededor, se colaban en las vetustas gradas para imaginar lo que un día fue. Han pasado unos cuantos años. Y aunque físicamente no esté. Aunque en su lugar hayan colocado una plaza con un nombre ajeno a lo que durante muchos años hubo ahí, muchos donostiarras siguen viendo el viejo campo de Atotxa cuando pasean por ese rincón de Donostia.

Incluso, algunos, cada 15 días siguen yendo a Atotxa a ver a su Real.

 

[Publicado originalmente en Kirolmania]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s