Racing, un club a la deriva

El Racing es una embarcación a la deriva. Sin capitán -en forma de presidente- y con un patrón y máximo accionista, Alí Syed, que hace más de siete meses que no aparece por Santander. Justo desde el día en que el club entró en concurso de acreedores. Desde entonces Mister Alí, como se le denominó cuando aterrizó en la capital cántabra, está en paradero desconocido. Sin saber nada del indio se encaró, el 18 de diciembre, la Junta General de Accionistas más bochornosa de la historia del club cántabro.

En ella aparecieron dos representantes de Syed y entre abucheos e insultos se aprobó la designación, por parte del empresario indio, de un nuevo Consejo de Administración que sustituye al que dirigía Francisco Pernía, aunque en los siguientes días hasta tres de sus miembros dimitieron. En concreto, Ramón Muñiz, Fernando Burgués y el expresidente de la Asociación de Peñas del Racing, Fernando Ortiz.

Sigue leyendo

Anuncios