A vueltas con el reparto de la tele

Al final de cada mes el dueño de un bar (sitúenlo dónde más les agrade) reparte entre sus empleados (30 en nómina) las propinas. Estos se han reunido para decidir cómo van a repartir lo recaudado porque creen que hay que cambiar el modelo anterior, un poco arbitrario. Dos camareras, las favoritas de la clientela, eran las que más dinero se llevaban y creen justo que sigan repartiéndose la mayor parte, aunque menos que antes. Casi todos están de acuerdo, pero un grupo de diez, viejas glorias y algún nuevo que quiere llegar lejos, no lo ve justo. Estos proponen algo más equitativo y piensan que las dos camareras no son nada sin ellos.

Ahora trasladen está situación a la Liga de Fútbol Profesional y la negociación del reparto de los derechos de televisión. Las dos camareras que manejan el cotarro son Real Madrid y FC Barcelona, y Sevilla y Villarreal con las viejas glorias vascas, Athletic de Bilbao y Real Sociedad, el grupo inconformista que no están satisfechos con el compromiso que ha firmado la mayoría de los clubes de Primera y Segunda el pasado martes en Madrid. Un contrato que cambiará el reparto del dinero obtenido con los acuerdos televisivos a partir de la temporada 2015-16. Trece clubes de Primera (todos menos los inconformistas mencionados antes y Espanyol, Zaragoza y Málaga), además de 18 de Segunda (todos menos Villarreal B y tres que probablemente se bajen del carro: Celta, Betis y Girona) acordaron que seguirán negociando individualmente sus contratos para luego sumarlos a una caja común desde la que se redistribuirá el dinero.

Según se ha podido leer es un acuerdo revolucionario porque para entrar en vigor todos los clubes deben cobrar más que el año anterior y ningún equipo podrá obtener ocho veces menos dinero que el que más se lleve (el Barcelona y el Madrid) cuando ahora había clubes que lograban 11 veces menos que el mejor retribuido. Con el nuevo reparto el Madrid y el Barcelona, que sumaban entre el 44% y el 47% del total, pasarán a cobrar el 34% y el Valencia y el Atlético no pasarán del 11%. El resto de equipos de Primera se dividirán un 45%; los 22 de Segunda, un 9%, y un 1% (unos 27 millones) se destinará a paliar el impacto económico que sufrirán los equipos que desciendan de la máxima categoría a la división de plata.

El grupo de los inconformistas, con José María Del Nido a la cabeza, querría que el 50% de los derechos se repartiera de forma igualitaria entre todos los equipos de Primera; el 25%, según la audiencia que genere cada equipo, y el otro 25%, dependiendo de los resultados deportivos obtenidos en las cuatro últimas temporadas. En este, sin embargo, no se incluiría la ayuda contra el descenso. Con todo, este modelo es similar al que se utiliza en las principales ligas europeas como la francesa, la inglesa y la italiana, y parece el más justo.

Es lógico que quieran que se equiparen los ingresos por televisión para no ver como temporada tras temporada Barça y Madrid ocupan los primeros puestos de la clasificación con grandes diferencias con sus perseguidores. La sensación, entre dirigentes y aficionados, de fractura es cada vez mayor y obliga a pensar en un continuo pulso entre las dos grandes potencias nacionales a modo de Liga escocesa, el ejemplo al que nadie quiere llegar. Según Del Nido, presidente del Sevilla, con la distribución aprobada “el título estará vendido de antemano los diez próximos años”. En los últimos seis años ya se han repartido los campeonatos, cuatro azulgranas por dos de los blancos.

Pero, también es verdad, que el éxito no lo da el dinero. El propio equipo andaluz es ejemplo de cómo con poco dinero y buena gestión se pueden conseguir títulos. Porque los mayores presupuestos no son sinónimo de títulos. Bastan dos ejemplos: El Real Madrid de Florentino Pérez, en su primera etapa o en la segunda, ha invertido mucho para apenas obtener rendimiento en forma de trofeos; y el Manchester City, por muchos petrodólares invertidos es incapaz de dar buena imagen ni en la Premier ni en la Europa League.

Barça y Madrid son las más guapas del bar y las audiencias les avalan como grandes motores del negocio. El Espanyol ha amenazado con jugar contra ellos con el filial, si pasara seguirían teniendo esos partidos más pinchazos que cualquier otro encuentro del equipo blanquiazul. Aunque también es cierto, que el bar no funciona sólo con dos camareras.

Siguenos en Twitter y Facebook.

Anuncios

Un comentario en “A vueltas con el reparto de la tele

  1. Pingback: Tweets that mention A vueltas con el reparto de la tele « El Gol de Pelé -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s