Entre canallas y provocadores

Sigue la guerra entre Preciado y Mourinho. Ayer, al finalizar el partido se produjo el penúltimo altercado entre los entrenadores del Sporting de Gijón y del Real Madrid. Lo contó el propio entrenador cántabro en varias emisoras. Explicó cómo, cuando estaba en el aparcamiento, se cruzó con el autobús oficial del equipo blanco y Mourinho le hizo gestos con los dedos, “de victoria o de Segunda”. Luego uno de los ayudantes del portugués (podría ser Rui Faria) se bajó del autobús y se caldeó el ambiente. “Le contesté y se subió”. Hoy se ha podido leer en varios diarios que Preciado “se llevó las manos a los genitales” y lanzó una botella de agua iniciando así él la trifulca. No se sabe hasta qué punto las versiones se complementan o son fieles a la realidad, lo que sí es seguro es que algo ocurrió.

Y lo que pasó no es bueno ni para la imagen del Sporting ni para la del Madrid, y menos de sus entrenadores. Porque lo de ayer estaba ya de sobra. Es más propio de fanáticos de taberna que de dos profesionales de Primera División, aunque los medios parece que sólo ven lo que les interesa. Hoy el titular de un diario deportivo era ‘Preciado se toca los genitales…’ señalando así como único culpable al técnico sportinguista. Y Mourinho no es un santo. Conocemos su afición a utilizar sus dedos para lanzar mensajes. A Preciado se le calentó la boca después de que le acusaran de que salió con los suplentes en el Nou Camp. No es justificable, pero se puede entender.

Se entiende menos la actitud de Mourinho, al que le sobra toda la parafernalia de provocaciones porque ha demostrado, y lo sigue haciendo, que es un gran entrenador y estratega. Desde lo más alto no puede decir lo que le venga en gana porque es donde más ofensiva resulta la soberbia. Tampoco comprendo cómo desde el club y desde los medios afines le defienden celosamente. Puede cuestionar el comportamiento de la grada, humillar a los futbolistas más débiles, insultar al árbitro, menospreciar a los rivales. Todo se le permite. Y lo del viernes de Preciado, fue una ‘mourinhada’ (perdón por el palabro) y le costará quitarse el cártel de que llamó canalla al portugués. Éste, posiblemente, sume otra y se le justificará la ocurrencia.

Síguenos en Twitter y Facebook.

Anuncios

3 comentarios en “Entre canallas y provocadores

  1. Mourinho ya dijo hace tiempo lo de los suplentes y ahí Preciado se aguantó, pero una segunda vez ya no lo permitió y explotó.

    Mou siempre ha dicho que él en las ruedas de prensa dice ese tipo de cosas para quitar presión a sus jugadores, por lo que se vio el domingo en El Molinon debería de pensar si su estrategia funciona.

  2. Pingback: Algunos apuntes de 2010 « El Gol de Pelé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s