¿Será el final del culebrón?



Wayne Rooney ha renovado hasta 2015. En sí la noticia no debería sorprender. Pero tras los acontecimientos ocurridos en la última semana en el club de Old Trafford, nada hacía presagiar este desenlace. O si. ¿Realmente es el final a este mini culebrón que se inició el pasado domingo?

El drama mancuniano comenzó el domingo pasado, cuando The Sunday Mirror publicó que Rooney y Alex Ferguson estaban enfrentados y que el jugador quería dejar el club. El entrenador escocés confirmó entristecido el martes en rueda de prensa, que el jugador se había negado en agosto a renovar su contrato y que quería marcharse. El delantero inglés explicó, un día después, que queria marcharse del ManU con el argumento de que los gestores del club no se habían comprometido a invertir el dinero necesario para garantizar que el equipo siga compitiendo al más alto nivel.

Los grandes clubes de Europa se frotaban las manos y los posibles destinos se disparaban. En España, el Real Madrid y el Barça; en Italia, el Milan y el Inter; y en Inglaterra el Chelsea y el Manchester City. Esta última posibilidad, la más real, es la que más molestaba a los seguidores del United, que no aceptarían que su jugador insignia cruzara la acera para jugar en el eterno rival. Cuando Carlos Tévez lo hizo, no pasó nada. Pero no es lo mismo.

El caso Rooney no se puede comparar al del ‘Apache’ ni al de Cristiano Ronaldo. No hablamos de un extranjero que se hizo grande en Old Trafford ni de una estrella que logró títulos vestido de mancuniano. Rooney es mucho más que todo eso. Es un líder. Un jugador que se echa al equipo a la espalda, capaz de levantar a la hinchada con un gesto y el goleador que mantiene las esperanzas de títulos. La afición le idolatra y, por eso, el hecho de querer irse hace que esos sentimientos se tambaleen.

Habrá que ver cómo le recibe la afición cuando vuelva a jugar en Old Trafford. Aunque a las horas haya prolongando durante cuatro años más su contrato, a razón de £180,000 por semana, y haya salido pidiendo perdón. Si se ha tratado de una estrategia para forzar la revisión al alza la decisión ha sido arriesgada por utilizar las pasiones de los seguidores. El jugador lo sabe y así lo reconoció ayer en la televisión del club. “Ahora depende de mí volver a ganarme a la afición porque estoy seguro que están decepcionados por lo que han leído y oído”. Según Ferguson, Rooney ahora entiende la magnitud del ManU. “A veces cuando estás en un club puede ser difícil darse cuenta de lo grande que es”, afirmó el entrenador tras conocerse la noticia. Las amenazas de muerte podrían haber sido relevantes en este aspecto.

La duda que queda ahora es si las dos partes han cerrado un acuerdo con la voluntad de sellar la permanencia de Rooney a largo plazo o se trata de un mero pacto transitorio que permite al jugador incrementar de inmediato sus ingresos al tiempo que garantiza al club unos ingresos sustanciales si finalmente vende al jugador a otro equipo. Habrá que esperar.

Siguenos en Twitter y Facebook.

Anuncios

Un comentario en “¿Será el final del culebrón?

  1. Pingback: Carlos Tevez, el berrinche del apache « El Gol de Pelé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s