Guardiola: templa, manda y marca el tiempo


Es difícil no hablar de Guardiola, una vez más. Parece que el mundo futbolístico (español) gira en torno a la figura del entrenador del FC Barcelona, aunque no es para menos tras lo conseguido en 2009. Siempre en la palestra, a pesar de no querer mostrarse en ella. Todo lo contrario que su presidente, Joan Laporta.


El pasado miércoles el técnico escenificó junto a Laporta la voluntad de seguir un año más en el banquillo. Es la foto que tanto buscaba el presidente, apurando sus últimos meses en el puesto. Pero Josep Guardiola también gana, cogiendo el mango de la sartén de su futuro. No quiere que en las futuras elecciones en el club nadie le utilice, tampoco quiere que continuamente salgan rumores entorno a su figura que pueda descentrar al equipo. Por eso salió junto a la plana mayor del FC Barcelona, para decir que quiere seguir un año más en el club y cerrar todos los rumores. Por lo que los dos han conseguido lo que se proponían.

Aunque ahora se le demoniza, la verdad que nunca se ha ganado la simpatía de gran parte de los culés y aficionados al fútbol, no hay que olvidar que Laporta dio la oportunidad de dirigir el equipo a Guardiola, que también apostó en su momento por Rijkard y que bajo su mandato el FC Barcelona ha ganado dos Copas de Europa, tres Ligas, una Copa del Rey y un Mundial de clubes. Firmando la mejor época del club, grande en cuanto a repercusión pero escaso de títulos de renombre. Laporta ya tiene la foto que buscaba y puede irse con el mérito de haber atado al mesías del barcelonismo.

Por su parte, Guardiola, aunque no quería decantarse hasta el final de temporada, ha realizado un movimiento que le permite ser dueño de su futuro. Como cuando manejaba el juego del Dream Team, templa, manda y marca el tempo de los actos. Sigue sin firmar, pero deja claro que quiere seguir en el club como le han pedido los pesos pesados de la plantilla como Xavi y Puyol, que no se imaginan bajo la dirección técnica de otro que no sea el de Santpedor. Con esta jugada, además, “mata el tema” para que se vuelva a hablar sólo de fútbol.

Mucho se ha hablado de la frialdad del acto. De la carencia de muestras de afecto entre el entrenador y el presidente. Puede ser verdad y las imágenes de Guardiola rehuyendo del apretón de manos dan pie a las especulaciones, pero han demostrado, en este año y medio, que ambos trabajan en busca de lo mejor para el Barça. Cada uno a su manera. Uno dirigiendo desde la arrogancia, el otro trabajando desde la humildad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s