El Atlético Campeón del Mundo

Un día después de la gesta, muchos siguen sin percatarse del gran logro que ha supuesto el triunfo del FC Barcelona en la Copa Intercontinental (ahora llamada Copa Mundial de Clubes). El ‘hexacampeón’ ha demostrado su supremacía sobre el césped ganando todo aquello que ha disputado, marcando un antes y un después en la historia del fútbol. Aunque ese no ha sido el único éxito de los chicos de Pep Guardiola, ya que han conseguido un título que se les había escapado al ‘Dream Team’ en 1992 y a Ronaldinho y compañía en 2006.

De esta forma los blaugranas consiguen un trofeo que a nivel estatal ya habían conseguido el Real Madrid, en tres ocasiones, y el Atlético Madrid. Los colchoneros sin haber conseguido título alguno aquella temporada, disputaron la final como consecuencia de la renuncia del Bayern de Münich. Los alemanes alegaron incompatibilidad con las fechas y la FIFA decidió que fuese al subcampeón de Europa, el Atlético, quien defendiera al continente europeo.

Su rival y máximo favorito a llevarse por segunda vez el título fue el Independiente de Avellaneda. El, hasta entonces, cinco veces campeón de la Copa Libertadores contaba entre sus filas con el ‘Bocha’ Bochini, considerado uno de los mejores jugadores continentales de la época. En el soporífero choque de ida (entonces era a doble partido) disputado en ‘La Doble Visera’ (actual Libertadores de América), el marcador final fue de 1-0 a favor de los argentinos con gol del extremo derecho ‘Mencho’ Balbuena.

Cinco meses antes de aquel partido, Luis Aragonés había colgado las botas y sacó los zapatos y el traje del armario para tomar el relevo en el banquillo de ‘Toto’ Lorenzo. Sustituyó el tuteo por el trato de usted y se lo dejó bien claro a sus jugadores: “Seguiré siendo un compañero más pero deben comprender la responsabilidad que he adquirido”. En aquella final, el ‘Zapatones’ demostró su nivel como estratega, a pesar de ser un novato en los banquillos. Cambió el sistema ultradefensivo utilizado en Argentina por uno más atrevido en el Manzanares, pero sin perder de de vista a las estrellas ‘rojas’: Bertoni, Balbuena, Percy Rojas y Bochini. Adelardo, acostumbrado a labores de organización, se sacrificó para realizar un férreo marcaje al ‘Bocha’ que apenas inquietó a la zaga atlética y fue junto a Aguilar uno de los mejores jugadores de la final.

El Atlético salió a por todas, no le quedaba otra, en un Vicente Calderón a rebosar con 65.000 aficionados. Al poco de empezar, los colchoneros tuvieron su primera ocasión cuando Gárate fue derribado dentro del área, pero el chileno Carlos Robles no pitó nada. En el minuto 22 llegó el 1-0. Un servicio de Gárate fabulosamente rematado de cabeza por Jabo Irureta entró por la izquierda de Pérez, quien sólo puedo ver como se introducía al fondo de la red.

Los avellanedenses, en mejor forma que su rival, parecían esperar a la prorroga para aprovecharse del miedo endémico que sufrían los atléticos después de lo sucedido en el Heysel. El público del Calderón se desgañitaba animando a su equipo, que controlaba el partido. A cuatro minutos del final, se obró el milagro. Heredia sacó una falta, el balón quedó suelto al borde del área y ‘El Ratón’ Rubén Ayala, después de zafarse de dos defensas, anotó con la puntera el segundo y definitivo gol.

El Atlético Madrid conseguía de esta forma la Intercontinental, el título más importante de sus vitrinas. Los colchoneros se coronaban de esta forma como el mejor equipo del mundo y podían sacar pecho ante sus vecinos ‘merengues’. A pesar de la alegría que se propagaba entre todos los aficionados, el carácter exigente de Luis Aragonés no le permitió disfrutar de la celebración y dijo que aquel título “no era suficiente” para olvidar su mala posición (quintos) en la Liga.

12 de marzo de 1975. Final de la Copa Intercontinental.

La Doble Visera, Avellaneda

Arbitro: Charles Corver (Holanda)

Independiente de Avellaneda: Pérez; López, Pavoni; Comisso, Galván, Sa; Balbuena, Rodríguez (Semenewicz, 57′), Rojas, Bochini y Bertoni (Giribert, 83′).
Entrenador: Roberto Ferreiro.

Atlético Madrid: Reina; Melo, ‘Cacho’ Heredia, Benegas, Capón; Eusebio, Alberto (Heraldo Becerra, 46′), Adelardo, Irureta; Gárate y Rubén Ayala.
Entrenador: Luis Aragonés.

Goles: 1-0 ‘Mencho’ Balbuena (34′)

10 de abril de 1975. Final de la Copa Intercontinental.

Estadio Vicente Calderón, Madrid

Arbitro: Carlos Robles (Chile)

Atlético Madrid: Pacheco; Melo, Heredia, Eusebio, Capón; Adelardo, Irureta, Alberto (Salcedo, 27′); Aguilar, Gárate y Rubén Ayala.
Entrenador: Luis Aragonés

Independiente de Avellaneda: Pérez; López, Pavoni; Comisso, Galván, Carrica; Balbuena, Saggiorato, Rojas (Rodríguez, 69′), Bochini y Bertoni.
Entrenador: Roberto Ferreiro.

Goles: 1-0 Irureta (22′), 2-0: Rubén Ayala (85′).

Artículo también publicado en: Pegado al Palo’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s