Messi y Xabi, ejemplos de la situación de sus selecciones.

España ganó el partido – celebración de su centenario (?) frente a la Argentina de Maradona, suspendido dos meses por la Fifa, y de Messi, aunque no parece de ninguno de los dos. El resultado se quedó un poco corto, 2 a 1, porque fueron superiores en todas las fases del partido. La albiceleste sólo frenó el juego de la Roja a base de patadas, muchas fuera de la legalidad, que el árbitro, Allan Kelly, no supo parar.

Argentina vive una crisis de juego terrible, no sé si por falta de jugadores o por falta de criterio desde el banquillo. Puede que haya un poco de las dos cosas. Resulta increíble que un equipo dirigido por uno de los mejores jugadores de la historia del balompié no tenga una propuesta de fútbol más vistosa. Y menos, teniendo en el campo a uno de los mejores jugadores del planeta en la actualidad. Pero Messi con su selección no es el mismo jugador alegre y determinante del Barça. Un ejemplo, es que hasta ayer llevaba siete meses sin marcar con la albiceleste, desde el primer partido de la era Maradona, y lo hizo de penalti.

Es fácil ver las diferencias que hay entre la selección sudamericana y el Barça. Mientras los azulgranas tienen un estilo de juego, los argentinos siguen buscándolo. Pocas cosas están claras en el combinado de Maradona. El juego se basa en dársela a Messi. Al que le han dado licencia para moverse por donde quiera. Sin pelota, Messi es libre. Y eso perjudica al mediapunta del Barcelona que no encuentra su sitio y deambula por todo el frente de ataque. En el Barça debe ajustarse a una táctica más rigurosa. Pero es así como saca mayor rendimiento a sus virtudes. Se divierte. En Argentina se aburre.

A Xabi Alonso le ocurre lo contrario. Mientras que en su club no encuentra el sitio y su papel, en la Selección es el mediocampista total que nos maravilló en la Real Sociedad y en el Liverpool. Recuperando balones, organizando y llegando a las inmediaciones del área rival. Ayer fue el autor de los dos goles. El primero aprovechando el rechace de Romero, a tiro de Silva, tras una maravillosa jugada colectiva. El segundo al convertir el penalti, infantil, cometido por Demichelis.

El de Tolosa firmó un partidazo y disipó las dudas que ha despertado su irregular juego en el Real Madrid. Donde no se sabe muy bien cuál es su función porque unas veces juega por delante de Lass Diarra, otras por detrás y muchas veces en paralelo. Ayer, con la selección, desde el principio se hizo con las riendas del partido y, junto a Xavi Hernández y secundado por la aportación oscura de Sergio Busquets, desplegó su mejor juego.

Son los ejemplos de una selección que funciona y otra que no. Una selección que ha logrado la clasificación sin perder ningún partido y otra que lo hizo a última hora. Pero Argentina y España, de cara al Mundial, tienen las mismas posibilidades. Los grandes, como Argentina, se crecen ante las adversidades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s