Niños prodigio

Cada cierto tiempo salta a la palestra un niño haciendo prodigios con un balón, el último se llama Madim Mohammed y tiene 6 años. Varios medios deportivos digitales se han hecho eco del pequeño genio donde se ve su dominio del esférico y la facilidad con la que se va de sus rivales con exquisitos regates. Muchos y variados. Se le ha comparado con Zinedine Zidane no sólo porque le imita a la perfección la “ruleta marsellesa” sino porque comparte el mismo origen, nació en Argelia y a los 3 años sus padres le trasladaron a Francia. Importantes similitudes para la comparación fácil con el último gran astro francés.

Los padres del “pequeño Zidane” ya han arreglado con la Federación Francesa de Fútbol para que sea ésta quien guíe el destino de Madim. Junto al video del talentoso niño también se podía leer que el Real Madrid y Chelsea seguían de cerca las evoluciones del chico. Habrá que ver qué sucede, pasarán unos cuantos años, y si sigue su evolución natural tendremos noticias de él.

Como decía, niños prodigio como Madin salen cada cierto tiempo y muy pocos logran las expectativas puestas en ellos y se convierten en juguetes rotos porque su única misión es triunfar en el fútbol. Ejemplos hay muchos, Freddy Adu que tras deslumbrar a medio mundo con sólo 15 años y destacar en la MLS lleva dos años inéditos en Europa, Benfica y Mónaco. Otro caso es el de Leandro Depetris, argentino, que con 11 años ya lo comparaban con Maradona y el Milan lo fichó. Dos años entre Italia y Argentina disputando diferentes torneos. Tres años de formación en River Plate, para volver a Italia y después de 4 años en el Brescia ha regresado, en 2008, con 20 años a Argentina, Independiente, para empezar de cero e intentar un nuevo salto a Europa. Es curioso este caso porque es de la quinta de Leo Messi, que también muy joven dejó su país para empezar un tratamiento de crecimiento en Barcelona junto a su familia, y todos sabemos a qué nivel ha llegado “la Pulga”. Hubo más jóvenes valores que se perdieron en la marabunta del fútbol como Haruna Babangida.

Casualmente el mismo día que se conocieron las virtudes del “pequeño Zidane”, Michel Platini, Presidente de la UEFA y francés, defendía en el Parlamento Europeo la defensa de los menores y calificó de escandaloso los traspasos internacionales de jugadores menores de 18 años. “Pagar a un niño por chutar una pelota no es muy diferente de hacerlo si trabaja en una cadena de producción. En ambos casos se está explotando al menor. Cuando estás pagando al niño o a sus padres una serie de viajes, cuando les separas de su ambiente familiar, cuando haces que estén emocionalmente perdidos, yo le llamo a eso tráfico de niños” comentó el máximo mandatario de la UEFA.

Puede reprochársele una cierta inocencia, pero sus ideas introducen una reflexión en el denominado deporte rey que parece haber perdido el alma del juego que hace más de cien años surgió en las Islas Británicas. Empezando por derechos de los menores de edad, cuyo tránsito de escuelas de élite a masías ha privado a muchos niños a crecer rodeados de su familia y amigos. Sin contarse las carreras truncadas y los fracasos precoces que se amontonan en la base anónima de la pirámide.

Platini tiene un duro trabajo por delante para recuperar los valores perdidos de este maravilloso deporte, puede empezar por salvaguardar la infancia de Madim Mohammed. También habló en el Parlamento Europeo de la economía de los clubs, pero ese tema lo trataremos otro día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s